JOVEN MUSULMANA SE ENTREGA A JESÚS LUEGO DE ESTUDIAR LA BIBLIA EN SECRETO

JOVEN MUSULMANA SE ENTREGA A JESÚS LUEGO DE ESTUDIAR LA BIBLIA EN SECRETO

El cumplimiento de Shahana de las obligaciones islámicas era impecable, incluso hasta el punto de no entablar amistad con cristianos. Pero cuando su familia pasó por momentos difíciles, se preguntó por qué el “dios de sus padres” no respondía de verdad.

Criada como musulmana sunita en India, a Shahana se le enseñó a evitar a los cristianos e hindúes, y a vivir apegada al islam. Nunca había conocido a un cristiano hasta que se matriculó en la escuela secundaria, donde una amiga le habló de Cristo. “Si solo me vas a hablar de Cristo”, le dijo un día, “entonces es mejor no hablarme”.

El islam prescribe cinco oraciones esparcidas a lo largo del día para sus fieles seguidores, y Shahana nunca se perdió de ninguna de ellas. “Pero con el tiempo, a medida que mi familia pasaba por mucho sufrimiento y dolor, descubrí que mis oraciones no eran respondidas”, dice Shahana. También se preguntaba por qué Alá parecía incapaz de usar otros idiomas.

“¿Por qué se nos dice que leamos solo en árabe?”, se preguntaba. Los musulmanes deben rezar en árabe. No se aceptan oraciones en inglés o farsi. Los musulmanes deben leer el Corán en árabe. Alá exige el árabe, el idioma del fundador del islam, Mahoma. Sus dudas crecían, pero la duda no está permitida en el islam, solo la sumisión. Shahana visitó La Meca, en Arabia Saudita. Su tío vivía allí y ella participaba en los ritos del islam. Ella derramó su corazón sinceramente a Alá: “Si realmente existes, muéstrate a mí”, oró. Pero nada pasó. 

Cuando regresó a India, sintió el anhelo de encontrarse con su amiga cristiana para hablar. Después de charlar sobre nada en particular durante un tiempo, la amiga cristiano empezó a hacerle algunas preguntas sobre el islam, pero ni Shahana misma sabía las respuestas, así que dijo: “No podemos hacer nada al respecto. Es el mandato de Alá. Por lo tanto, tenemos que obedecer”.

La amiga cristiana la invitó a hablar con un exmusulmán una semana después. Shahana lo atacó de inmediato por ser apóstata. Pero el hombre no se molestó: “Mira, Shahana, hablemos de estas cosas”, dijo. Durante las próximas semanas, se reunieron y él le enseñó sobre la Biblia. Todo fue tan intrigante. “¿Por qué parece que la Biblia es el relato superior de los acontecimientos? ¿Podría ser que el Corán estuviera corrompido y la Biblia fuera verdadera?”, se preguntaba Shahana. 

Shahana siguió asistiendo a los estudios bíblicos durante seis meses. Shahana estaba leyendo muchos libros, algunos favorables al cristianismo. Finalmente, un bibliotecario musulmán se dio cuenta de que Shahana estaba cuestionando su fe y organizó una intervención. Shahana se encontró cara a cara con ocho clérigos musulmanes. “Escuchamos que ha venido aquí para aprender sobre la enseñanza cristiana”, dijo uno en nombre del grupo. “Sería mejor que aprendieras las enseñanzas del Corán”.

Shahana no se dejó intimidar. “Dios me dio valor”, dice. “Dios me protegió de esas personas en esa difícil situación”. Luego, su madre la confrontó cuando encontró a Shahana con una Biblia. Tiró la Biblia y le dio un ultimátum: “No quiero volver a ver este libro en mi casa”, le advirtió su madre. Shahana tuvo que leerla en secreto. Se despertaba a las 2:00 am para leer la Biblia con la linterna de su teléfono celular debajo de las sábanas. 

Poco después fue sorprendida por sus padres quienes decidieron organizar su boda con un musulmán de 45 años para así “mantenerla en el redil”. Fue efectivamente encarcelada en su propia casa y privada de comida para quebrantar su voluntad. “En ese momento, mi hermano menor me ayudó”, dice. “Dios motivó su corazón de alguna manera para ayudarme”. Con la ayuda de su hermano, Shahana se escapó el día antes de la boda. Ella escribió a sus padres: “Madre, padre, por favor perdónenme. Ahora soy seguidora de Cristo. No traten de buscarme. Me voy por amor a Cristo”.

Imagen referencial

Fuente: Impacto Evangelístico

Deja una respuesta